Ir a la barra de herramientas

¿Cómo son las casas autoeficientes? Aquí la respuesta

Las casas autoeficientes son aquellas que son capaces de autoabastecerse. Si te interesa cómo se logra su funcionamiento y mucho más, pues entonces estás en el lugar correcto. ¡Sigue leyendo para que aprendas más!

Definición de las casas autoeficientes

El término se refiere a una especie de hogar que puede abastecerse por sí solo. Por lo tanto, esto quiere decir que emplea el uso de energías renovables, material sostenible y ecológico, reutiliza residuos, entre otros tipos de recursos limpios y naturales.

De acuerdo con la Fundación Desarrollo Sostenible, es posible que se llegue a ahorrar una cantidad superior a los 200.00 euros en todo el transcurso de la vida útil de la vivienda estipulada aproximadamente por unos 25 años.

Y aunque luzca como una utopía y además no es un proyecto o iniciativa muy impulsado en muchos países, como por ejemplo, España, el hecho de tener casas autosustentables ecológicas, si bien no es fácil, es altamente posible.

El punto de vista histórico de la casa autoeficiente, a día de hoy, sobrepasa los ejemplos en los que se ha llevado a cabo.

Tenemos que aclarar que el concepto de casa autoeficiente es principalmente la esencia de una instalación cuya energía es suministrada a los distintos recursos que la necesitan de una forma limpia y nada contaminante, la cual tiene su origen en la misma vivienda.

Entonces, sin importar el origen de energía del que estemos hablando. El principio es el mismo.

Una pared cuyas características geométricas la vuelvan totalmente impermeable de manera térmica al exterior, logra alcanzar esa autoeficiencia. Así como también la electricidad que se genera por medio de captadores solares, al igual que la energía eólica.

Y así con todos los factores o elementos del confort diario, los cuales se tiene que solucionar a través del sistema de geometría y no por la aportación artificial de energía.

Si nos enfocamos en las calificaciones energéticas de obras nuevas, una A querría decir que la instalación es autoeficiente o está bastante cerca de serlo.

Las casas autoeficientes prefabricadas, integran un factor más como la seriación industrial para asegurar que por el transcurso de la construcción no se haya utilizado mucha energía, hecho que no pasaría siempre en los prototipos del siglo XX.

casas autoeficientes

Principios básicos

La orientación adecuada para cada elemento

La orientación es uno de los factores a tomar en cuenta al momento de encarar el diseño de una vivienda de nueva construcción.

Es cierto que la estrategia urbanística es un condicionante que limita la opción de poder elegir la mejor orientación, sobre todo en zonas ya consolidadas.

Por ejemplo, tenemos que colocar ventanas diferentes a norte y a sur, no tratarlas todas por igual.

La orientación también influirá, no sólo en el diseño y selección de las ventanas, sino también en la distribución interior de la vivienda, en la posibilidad o no de colocar un invernadero a sur, suroeste o sureste.

Igualmente influye en el diseño de la cubierta si piensas instalar paneles solares térmico o bien fotovoltaicos, en la posibilidad de instalar un molino de viento y si hay presencia de vegetación que proteja o no de la radiación solar excesiva.

Los combustibles

Para saber si se lleva a cabo un consumo eficiente de un combustible en una casa, es importante estar al tanto no sólo del rendimiento energético del aparato que utiliza dicho combustible, sino también, del consumo energético de la transformación de la materia prima.

Un ejemplo muy claro es la producción de electricidad a nivel nacional, fabricada a partir del carbón o del petróleo.

Una cantidad menor al 50% de la energía contenida en el carbón o en el petróleo, es la que se transforma en electricidad, y de aquí hay que disminuir las pérdidas por transporte hasta el punto de consumo.

De verdad se está aprovechando la cuarta parte de la energía contenida en la materia prima de un principio, ¿No te gustaría usar la materia prima de manera directa en tu casa con un equipo con buen rendimiento de energía o que use un combustible con mayor rendimiento?

Si a esto le agregas un buen aislamiento térmico a la vivienda, el ahorro en consumo de energía puede ser muy significativo, de ahí la importancia de reducir la energía útil o lo que es lo mismo, la demanda energética.

El aislamiento

El aislamiento térmico es capaz de disminuir el consumo de energía de las instalaciones térmicas, ya que se disminuye la demanda energética de los espacios interiores.

La decisión del lugar en que se colocará el aislamiento en los cerramientos, si en el interior o bien en el exterior, va a depender en primer lugar del uso de la vivienda, es decir, si se va a utilizar continuamente, o al contrario, sólo se va a usar de manera esporádica.

Así cómo también va a depender de si la envolvente térmica de la vivienda está formada por materiales ligeros o bien pesados, es decir, con gran inercia térmica.

En otro sentido, el posicionamiento del aislamiento también va a depender del riesgo de condensaciones. El contenido de humedad en un material aislante reduce significativamente sus propiedades como tal.

principios básicos de las casas autoeficientes

Coeficiente energético

El coeficiente K nos determina la ya derogada normativa base de edificación NBE CA-88.

Nos referimos a un valor que indica las cantidades de calor en W, que se transmite por medio de un elemento de la envolvente, por cada m² de superficie y diferencia de grados ºC entre el interior y el exterior, por unidad de tiempo.

Este valor nos funciona para conocer las cantidades de energía que se pierden, y que por lo tanto se debe aportar para mantener el confort térmico interior, por ejemplo, cada hora. De ahí es que surge la importancia del aislamiento térmico entero del hogar.

Ventilación accidental y eficiencia de energía

La ventilación accidental es todo el aire sin control que accede al interior de las casas autosustentables por medio de las ventanas, las puertas, los conductos mal sellados, entre otros.

El aire que entra sustituye al aire interior acondicionado, aumentando la necesidad de energía hasta en un 15%.

No se debe confundir este tipo de ventilación, con la ventilación controlada para garantizar la calidad del aire interior. Incluso, una ventilación adecuada se necesita para disminuir el riesgo de condensaciones, y por lo tanto de formación de moho, además de malos olores.

Ejemplos

Un gran ejemplo de este tipo de edificaciones puede encontrarse en la población de Hospitalet de Llobregat, en la provincia de Barcelona, tenemos un polígono residencial de nombre Bellvitge.

Este ha sido levantado a base de pantallas prefabricadas de hormigón, aunque con un grosor insuficiente para aislar de manera térmica. Por lo general, si se quiere una edificación autoeficiente, la inversión de principio tendrá que ser mayor.

Una vivienda económica a día de hoy no logrará ser autoeficiente si no se tiene antes una investigación previa con respecto a la envolvente y se sale de modelos convencionales.

Una respuesta a este problema es retroceder paradójicamente a un pasado lejano y examinar las construcciones de las comunidades romanas o las griegas, o hasta investigar modelos anteriores como por ejemplo viviendas mesopotámicas o egipcias.

ejemplos de casas autoeficientes

Estas normalmente están muy cerca del concepto del resultado cero de input y output de energía. Otro ejemplo de esto es que los romanos se especializaban en materia de geometría perfecta con el objetivo de contar con el más efectivo asoleo y ventilación.

Los jardines colgantes ubicados en Mesopotamia no se alejan tampoco del exceso de las fachadas verdes de la actualidad. Los sistemas de riego y acequias de hace miles de años, a día de hoy siguen existiendo.

Incluso si volamos al pasado, urbanistas como Berlage (Plan Amsterdam), Howard (Ciudad Jardín) o los españoles Cerdà (Ensanche de Barcelona) y Arturo Soria (Ciudad Lineal de Madrid), fueron visionarios que en vez de centrarse en la edificación, pensaron en la ciudad autoeficiente.

Otros grandes maestros de la arquitectura como Wright o Le Corbusier convirtieron sus ideas en materia, como sus casas autoeficientes esas ideas a gran escala, la primera localizada en Broadacre City, la segunda ubicada en la Villa Radieuse o Chandigardh.

De igual manera nos encontramos con el concepto de rascacielos autoeficientes, que todavía han de vencer la resistencia del público por los edificios en altura, que consumen muchísimo menos terreno con mayor ocupación.

Depósito de agua de lluvia

La recolección del agua de la lluvia para el próximo empleo de su uso, resulta ser una práctica bastante fácil de llevar a cabo, cuya infraestructura no suele ser muy complicada.

De hecho, puede recolectarse el agua de la lluvia captada en la cubierta y disponerla en un depósito para su almacenamiento y futuro reciclaje.

El almacenamiento puede ser de uno o más bidones en superficie, hasta una cisterna enterrada de manera adecuada o en la superficie.

Es importante recalcar que se tendrá que incluir un rebosadero. El recolectar el agua de lluvia es bastante sencillo y te ayudará a agregar otra manera de emplear una fuente de energía a tu casa autoeficiente.

A continuación, uno de los mejores ejemplos de casas autosuficientes:

Para más información sobre sostenibilidad, no dejes de ver lo siguientes videos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *