Ir a la barra de herramientas

¿Dónde se recicla el corcho blanco? Conoce la respuesta

El corcho blanco es también conocido como el poliespán, porexpan o poliestireno expandido. En la actualidad, existen diversos usos que se le pueden otorgar al corcho blanco. Por lo tanto, en este artículo nos dedicaremos a aprender detalladamente sobre qué es y dónde se recicla el corcho blanco.

¿Qué es el corcho blanco o poliespán?

El corcho blanco es también identificado como poliespán. Este se caracteriza por ser un material plástico espumado. De igual forma, el corcho blanco se considera como un derivado del poliestireno.

Cabe destacar que otros de los nombres otorgados a este material es EPS (poliestireno expandido), ya que el poliespán cuenta con un color blanco y está compuesto en su mayoría por aire.

Entre las características principales del corcho blanco es que es un material higiénico, ya que no es capaz de pudrirse o enmohecerse. De igual forma, el corcho blanco es imposible que se descomponga. Su motivo se debe a que no cuenta con componentes nutritivos para microorganismos, por lo que no llamará la atención de los mismos.

Continuando de esta forma destacamos su notable ligereza. A su vez, el poliespán es sumamente resistente a la humedad y posee alta capacidad al recibir golpes. Sin embargo, el corcho blanco carece de flexibilidad.

Gracias a todas estas características, el corcho blanco se convierte en un producto con muchas ramas de aplicaciones. Dicho material plástico espumado es común de observar en bandejas de carnicerías, fruterías, pescaderías, etc. También es empleado como protector de golpes de productos frágiles y delicados, tales como electrodomésticos, vidrio y productos eléctricos.

Otras de los usos comunes del corcho blanco resultan ser las tablas de surf. Sin embargo, en esta área no se observa con tanta frecuencia, ya que existen otros derivados que otorgan mayor flexibilidad.

Para finalizar, el corcho blanco posee diversos nombres alrededor de los países de habla hispana. Por ejemplo, en España se le conoce como poliexpán, mientras que en República Dominicana y México se le identifica como hielo seco. En cuba se le llama poliespuma, Venezuela se le reconoce bajo el nombre de anime y en Argentina como telgopor.

¿Cómo se recicla el poliespán?

¿Dónde se recicla el corcho blanco?

Tras conocer qué es y aprender sobre las características y los usos, veamos dónde se recicla el corcho blanco.

Cabe destacar que el corcho blanco es un producto que, como supimos en el anterior caso, posee muchas aplicaciones en la vida cotidiana. Por lo tanto, al ser un producto con tanta demanda, genera por su parte grandes cantidades de desecho. Es por este motivo que debemos estudiar donde se recicla el corcho blanco.

El sitio donde se recicla el corcho blanco resulta ser el contenedor amarillo. Como ya sabemos, dentro de este contenedor se pueden encontrar una gran cantidad de envases de plástico, latas, bandejas de aluminio, bolsas plásticas, entre otras. Es por este motivo, que el mejor sitio donde debemos depositar nuestros desechos de poliexpán es el contenedor amarillo. En poco tiempo las empresas de reciclaje se encargarán de él y darle nuevos usos.

¿Cómo se recicla el poliespán?

Luego de aprender sobre dónde se tira el corcho blanco, pasamos a conocer cómo funciona el proceso de reciclaje del corcho blanco.

Actualmente existen hasta tres métodos distintos donde se recicla el corcho blanco.

El primero de ellos es uno de los más populares y que se han realizado durante años. Este método consiste en quebrar en partes mucho más pequeñas el corcho blanco. Su principal motivo se debe a que las nuevas piezas pequeñas se juntarán para realizar nuevos bloques de corcho blanco en algún futuro. Cabe destacar que este proceso es uno de los más rápidos y eficaces con respecto a la hora de reciclar.

No está de más mencionar que con respecto al proceso anterior, en la mayoría de los casos de los nuevos bloques de corcho blanco contarán con un estimado de 50% de corcho reciclado.

Continuando de esta forma hablamos sobre el segundo método. Este proceso se basa en una densificación mecánica. La densificación mecánica cumple con el objetivo de tomar todas las piezas de corcho blanco para convertirlas en piezas de mayor volumen. Para poder lograr estas piezas nuevas se necesitará de energía mecánica y térmica. Este método se realiza para transportar las piezas sin complicaciones.

Por último, se presenta el método de usar los químicos como disolventes. Cumple con el mismo trabajo del método anterior, es decir, se emplean químicos con el fin de facilitar el transporte de las nuevas piezas de corcho blanco.

Para más consejos sobre el reciclaje, no dejes de ver el siguiente video:

Para aprender a reciclar correctamente, debes leer los siguientes artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *